Los torneos de papifútbol de ADIC tienen a un exjugador profesional, de 21 años de carrera: Martín Ligüera, que defiende a Alemán +40.

¿Qué lo motivó a jugar en ADIC? “Soy de Florida, no tengo arraigo de nada en Montevideo y, cuando tenía 16 años me ennovié con una muchacha de Montevideo, me casé y, coincidió que mi suegro fue al Colegio Alemán, mi señora y sus hermanos fueron al Alemán, y ahora mis hijos van al Alemán. Entonces, un día me enganché con el equipo de papifútbol en el que mi cuñado estaba jugando”.

Así fue como el 10, que marcó una época en el fútbol uruguayo y debutó en el plantel principal de Nacional con 16 años, se integró a ADIC, en donde domingo a domingo juega como delantero.

Ligüera explicó que sus compañeros entrenan en la semana, pero que él solo va a jugar los domingos y a comer asados.

“Es un grupo bárbaro, compartimos muchos momentos, y disfruto el después de los partidos, los asados que se arman en la semana y todo lo que ocurre fuera del fútbol”, explicó.

Ligüera se estrenó en el primer equipo albo en 1996 y se retiró, también en Nacional, en 2017. A lo largo de su carrera jugó en 12 equipos de ocho países.

En la selección jugó entre 2002 y 2005. Participó en 15 partidos con la celeste.

También fue entrenador de Nacional y ganó el Campeonato Uruguayo.

Lo que no pierde es su espíritu competitivo, más allá de disfrutar cada domingo de una manera diferente el fútbol en ADIC. “Todos jugamos para ganar, pero disfruto especialmente el después de los partidos”, concluyó.